Albergue Dolce Vita

Somos una familia de oxapampinos que regresamos a nuestro pueblo después de varios años de exilio limeño. Cansados del gris y del cemento, hemos vuelto a levantar nuestra casa como lo hicieran nuestros abuelos a punto de madera y clavos. Y queremos brindarles a nuestros visitantes la comodidad y la libertad que se experimenta cuando se duerme con el olor a madera impregnado en el cuerpo.